Las semillas despiertan y mejora su calidad nutricional y digestión.

Durante este simple proceso las semillas absorben agua, “se despiertan” y ponen en marcha maravillosos procesos enzimáticos que multiplican nutrientes y permiten digerirlas mejor.

¿Cuáles ACTIVAR?:

Semillas de sésamo, girasol, chía, lino, zapallo.

Frutas secas como almendras, nueces, avellanas.

Los pasos a seguir son:

1. Colocar las semillas en un recipiente, enjuagar (a modo de limpieza) y luego cubrir con abundante agua.

2. Después de 6-8 horas eliminar el agua de remojo y están listas para consumir o guardar en heladera para utilizar posteriormente.

 

Excepción: las semillas de chía y lino no se enjuagan luego del remojo, porque forman un “gel” con el agua, casi imposible de separar. Y se consume todo junto.

Para aprovechar mejor sus nutrientes es convienente molerlas (ya sea con un molinillo de café, mortero o licuadora) de esta manera liberan sus ácidos grasos esenciales y se absorben mejor sus minerales y demás nutrientes.

¿Sabías que ACTIVAR es el primer paso para elaborar: leches vegetales, untables, postres, licuados, etc.??

 

Ahora ya sabes... A ACTIVAR!